Close

Entrevista a M.ª Dolores Azaustre en Noticias Galicia

noviembre 29, 2015

Los abogados de familia utilizan las redes sociales para conseguir pruebas.

La letrada María Dolores Azaustre Garrido, que forma parte de la Asociación Española de Abogados de Familia (AEAFA), ha explicado hoy, en declaraciones a EFE, que los profesionales de esta rama del Derecho utilizan cada vez más las redes sociales para conseguir pruebas y ganar los casos.

Azaustre ha participado en las primeras Jornadas de Derecho de Familia en Galicia, que acoge hoy y mañana la sede coruñesa de Afundación, con un ponencia denominada «Facebook, Twitter, WhatsApp, correo electrónico. Conversaciones telefónicas y las nuevas tecnologías en el Derecho de Familia». Detalla la abogada que «la forma de relacionarse de la gente ha cambiado a raíz de la redes sociales» y ahora se convierten en una «nueva fuente de prueba».

Los letrados se plantean desde hace años si las «fotografías, los comentarios y las opiniones» son válidos en «los procedimientos matrimoniales» y se encuentran con que los jueces cada día los aceptan en más casos. «Una conversación de WhatsApp previa a la ruptura puede ser ilustrativa sobre quién ha sido el progenitor que ha sido encargado del cuidado de los hijos», aclara. Existe una «deficiente regulación» al respecto a pesar del cambio en la Ley de Enjuiciamiento Civil del mes pasado, que ha avanzado en «nuevas tecnologías» pero ha dejado «múltiples lagunas que crean muchos problemas a todos los operadores jurídicos».

A pesar de eso, los abogados consiguen llevar la verdad a los juzgados con elementos sacados de las redes sociales que deben cumplir los requisitos establecidos por el Tribunal Supremo en el ámbito penal. Deben demostrar que la fotografía o comentario es auténtico -corresponde a quien lo ha emitido- y debe cumplir la condición de integridad y, además, debe estar vinculado con el resto del material probatorio.

«Poco a poco tienen más valor en los juzgados. Hay más sentencias que dan valor a ese tipo de prueba», apunta sobre un material que en el ámbito penal está plenamente aceptado. Según Azaustre, «si la otra parte no lo cuestiona, es que reconoce su licitud», pero es importante que «no se vulneren en su obtención los derechos fundamentales».

«Las conversaciones de padres con hijos menores en las que los padres quieren hacer ver que son maravillosos y que sus hijos prefieren estar con ellos vulnera un derecho fundamental a un menor y no son válidas», subraya. Esto hace que los abogados se conviertan en «investigadores» porque obtienen «muchísima información» de internet que al final es «muy importante para el procedimiento». Cada vez que entra un cliente, introducen «los datos de la parte contraria en un buscador» e intentan hallar información a través del nombre, el teléfono o el DNI.

Deben tener «mucha cautela», pues se abre la posibilidad de que alguien decida «hablar consigo mismo» a través de una cuenta anónima con el objetivo de intentar demostrar algo y, por eso, los letrados se aseguran de «respetar las garantías». Su inclusión en los procedimientos es fundamental, en opinión de esta abogada, porque «es la vida de hoy en día» y cree que carecería de sentido ver «fotografías en redes sociales de viajes de placer» cuando esa persona «manifiesta en el juzgado un nivel de vida» distinto y pide reducciones en la pensión de manutención de sus hijos. A modo de ejemplo, recuerda un fotógrafo que pidió que bajase la pensión que tenía que entregar a su expareja porque dijo estar «sin trabajo», pero «no paraba de anunciar muchos reportajes de bodas».

«Otra persona dijo que apenas tenía dinero y se encontró un anuncio con su número de teléfono en el que decía que cambiaba un Porsche por otro coche deportivo», continúa. El caso más curioso llegó con la extinción de una «pensión compensatoria» porque la mujer «convivía con una tercera persona», que es una de las causas contempladas para retirarla. Aunque ella no comunicó que vivía con alguien, «en Facebook activó la opción de ‘tiene una relación’ y puso con quién, por lo que la jueza consideró que lo estaba manifestando de una manera pública y notoria» y dio validez a su estado en la red social.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.